Soy mamá y soy la onda

¿Quién no ha crecido con inseguridades? ¿Quién no ha suprimido su esencia por encajar en un sitio o con cierta persona? Yo lo hice algunas veces cuando era joven. Por ser parte de algo o alguien. No me daba cuenta, hasta ahora que tengo 37 años y veo más o menos de qué va la vida.

Bien dicen que entre más viejo más sabio, no es una regla pero a mí me pasa que entre más años se sumen a mi vida, más cosas me importan un bledo. Antes no podía imaginar salir sin maquillaje a la calle, es más, hasta la tienda o al súper iba maquillada o arreglada, ni pensar dejar verme con cara lavada o un pats de vagabundo frente a muchas personas; y ahora lo hago en mis instastories 🤣

 y la verdad es que desde que soy madre, muchas cosas que yo pensaba eran importantes, han dejado de serlo y le han dado paso a lo que realmente llena el alma.

El cambiar pañales, limpiar vómito, leche tirada, barrer migajas de pan, calmar un berrinche, sacar la chichi lechera 5 veces por la noche, besar una herida, limpiar lágrimas, correr al médico, encerrarme en mi cuarto porque estoy desbordada, llorar por su primer recital del colegio, pedir disculpas por fallarles, armar juguetes navideños, me han hecho una persona más sensible, empática y, por supuesto, han puesto la balanza de lo que realmente importa, en equilibrio.

No quiero decir que ya no me guste hacer las cosas que hacía antes, amo comprarme cosas para mí, vestirme bonito, sentirme sexy, pero por mí, no por los demás, no para encajar en algo; en pocas palabras, tengo más confianza en mí, me siento más segura de quién soy y cómo lo muestro al mundo; pero aún más importante, cómo me muestro frente a mis hijos.

Ahora al verme al espejo, trato de abrazar lo que veo, porque tengo unos pequeñitos ojos observándome por atrás, y si mi hija ve y escucha lo que me digo, muy probablemente ella lo repetirá para sí misma. ¿Crees que quiero que ella se diga que se ve fea o gorda o muy flaca o su cara la esconda porque no es lo que el mundo quiere? Lo que deseo es que ella se ame y se muestre tal como es.

Ser madre ha puesto en la mesa todo lo que necesito para ser más fuerte, para dejar pasar un mal comentario, una crítica que no construye sino destruye; es más probable que le dé verdadera importancia a ver los primeros pasos de mi nena, o aplaudirle a mi hijo de 5 años porque se ató las agujetas, que a alguien que me dijo: qué fodonga eres tan sólo porque no calzo en sus estándares personales.

No me malinterpretes, no estoy diciendo que he tirado todo mi maquillaje a la basura o me he ido por el camino new age o me he vuelto la más hippie del momento, tan sólo he puesto en orden lo que quiero que vea el mundo: una mujer que abraza la vida, con errores, imperfecta y real.

Anuncios

Un comentario en “Soy mamá y soy la onda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s