¡No tengo leche! Mitos de la lactancia

¡No tengo leche! Mitos de la lactancia

Fotografía por: Leanne Pearce “Breastfeeding art project” 

“Cuando llegues a tu casa, mamita, dale los biberones que te dejamos en la bolsa del hospital ehh y continúa con la misma”…

Ese fue el “mandatorio” que me hizo una enfermera al salir del hospital con mi bebé. Afortunadamente, yo estuve firme desde mi embarazo que le daría leche materna a mi pequeño. Me informé, leí y confié. Así pues, tuve una lactancia exitosa y hermosa. Te digo, querida, tú también puedes, así que juntas derribemos los siguientes mitos entorno a la lactancia materna:

Te puede interesar: Bueno, ya soy mamá. Y ahora, ¿qué?

¡No tengo leche!

Este es uno de los típicos mitos de la lactancia. Toda mujer es capaz de producir su propia leche para alimentar al bebé. Es un proceso natural. ¡Chicas, la naturaleza es sabia! Sí puede haber casos (rarísimos) donde la mujer no pueda producir leche pero muy poco probable.

Los casos donde haya escasez de leche se deben a la mala posición del bebé al amamantar, problemas de succión del bebé o poca frecuencia de tomas. Entre más te lo pegues, más leche produces. Es decir entre más demanda, mayor producción.

También es común que se piense que el estrés, el miedo, el agotamiento tienen que ver directamente en la baja o nula producción de leche y eso no es verdad. La cantidad de leche depende del consumo de tu bebé.

Así que: ¡A libre demanda, chicas!

No lo lleno suficiente y se queda con hambre

Es otro gran mito. Cuando tu bebé mama, mama, llora, sigue mamando y no se calma; seguramente pensarás que tu leche no es suficiente o es “aguada” (gran mito) y por lo tanto, no se llena. Eso es completamente falso. Existe una etapa llamada crisis de crecimiento, en el que el bebé quiere estar pegado al pecho de mami todo el tiempo, ya sea porque necesite más leche (por lo tanto succionara más) o ya sea por los cambios en el sabor que la leche materna atraviesa a lo largo del ciclo de lactancia. La leche se va adaptando a las necesidades de ese bebé, por eso en las crisis de crecimiento, el bebé va a querer mamar más y eso es normal.

Esto no tiene nada que ver con la calidad de tu leche, son etapas que el bebé pasa y es transitorio. Tampoco tiene que ver que parezca que produces poca leche, pero a mayor succión, mayor producción. Lamentablemente, las mamás por desinformación, piensan que se están quedando sin leche y comienzan a ofrecer fórmula, entonces esa toma de leche artificial es una toma perdida de leche materna, por ende, la producción bajará.

Si tus pechos no los ves llenos, no te preocupes, de todas maneras estarás produciendo leche en el momento que tu bebé desee comer y comience a succionar. Lo que pasa es que ahora el pecho produce la leche al momento, esto quiere decir que cuando tu bebé comience a comer, la succión hará que “baje la leche” que él o ella necesita en ese momento. Ya no es como antes, que de inmediato salía pues tus pechos siempre estaban llenos. Esa necesidad ahora cambió pues ya está más que instalada la lactancia.

Otro factor por el que tu bebé quiera estar pegado a tus pechos, es para consolarse y sentirse seguro. ☺

Nota: si tu bebé llora por periodos prolongados y sin cesar, podría tener cólicos. Es necesario que sea evaluado por el pediatra.

 Debo espaciar las tomas cada tres horas para que se acostumbre

Aquí me detendré un poco. La producción de leche se dá así: tomas de leche a libre demanda, es decir, cada que el bebé lo quiera, a cualquier hora y en cualquier momento. De esta forma, seguirás produciendo leche; toda la que tu bebé necesite. Entre menos mame tu bebé, menor producción habrá.

Sí, sé que puede llegar a ser abrumador y agotador, pero es el mejor y más maravilloso alimento que podemos darle a nuestro pequeño. Nuestros pechos están diseñados para eso, la naturaleza no falla 😉

Muchos pediatras aún aconsejan espaciar las tomas cada 3 horas. No, no, no. Eso es desinformación y falta de actualización. Yo recuerdo que  el primer pediatra de mi bebé, me dijo que debería amamantarlo cada 3 horas (wft!!), que lo acostumbrara a tener horarios (pff) porque mi hijo comía cada hora y media, a veces cada media hora, y él me dijo que eso no estaba bien.

Pues adivine señor pediatra: para los bebés NO EXISTEN LOS HORARIOS, su pequeño cuerpecito desea mi leche a la hora que la necesite y yo se la daré. Punto.

Pd. cambié de pediatra…

Los bebés piden alimento cada que tienen hambre o desean consuelo. La leche materna se digiere muchísimo más rápido que la leche de fórmula y es por eso que es recomendado amamantar a libre demanda. Mejor también que sea lactancia exclusiva, es decir, sin mezclar con leche de fórmula.

Beber agua, té y atoles ayudan a la producción de leche

Esto no está comprobado, lo único que puede llegar a provocar si tomas mucho atole es engordar, sin embargo, sí es bien importante estar hidratadas en todo momento, pero más cuando amamantamos. A mí me daba demasiada sed y todo el día tenía mi botella de agua, de por sí que tengo el hábito de estar con mi “botellita en mano”, pues aún más cuando estaba lactando, y por las noches la sed era peor.

Tampoco la comida está relacionada con la producción y calidad de leche, ni tomar leche de vaca o vegetal. Podemos comer casi de todo.

Si mi hijo es intolerante a la lactosa, no puedo amamantarlo.

A menos que sea un caso grave, que en realidad es poco frecuente, pero si tu bebé tiene algún tipo de alergia o intolerancia, lo más recomendable es eliminar ciertos alimentos portadores de proteínas que pueden llegar a entrar a la leche materna.

Ejemplo: mi hijo es intolerante a la lactosa y lo supe justo al mes de nacido. Tenía muchos cólicos y lloraba mucho. La pediatra me mando a realizarle algunos exámenes para corroborar, y efectivamente, salió positivo a la intolerancia. Sólo me envió una dieta que restringia algunos alimentos que yo debía evitar consumir, como la leche de vaca, quesos, embutidos, carnes, pan de repostería, irritantes, etc.

Jamás me comentó que dejara de amamantar a mi bebé, peeero sí me recetó una fórmula a base de arroz para calmar los cólicos, y como yo no estaba totalmente informada, pues cedí cuando no era necesario.

Es por eso que es súper necesario buscar un buen pediatra: informado, actualizado y que sea verdaderamente pro-lactancia.

(ACTUALIZACIÓN)

Hoy tengo una beba de tres meses y también tenía cólicos y mucha rozadura, pero su pediatra es pro-lactancia y seguimos con leche materna exclusiva a libre demanda, pues uno de los beneficios es que ayuda a la maduración del intestino y contiene anticuerpos que protegen al bebé de alergias e infecciones. Voila! mi nena está más feliz que nunca y adiós cólicos.

Tip: siempre consulta a tu pediatra antes de buscar al señor google 🙃

Muy bien chicas, hemos desmitificado varios mitos alrededor de la lactancia materna 👏👏👏

Muchos de ellos pueden incidir directamente en la decisión de amamantar o no a nuestros hijos. Siempre es SÍ a la leche materna, es el mejor regalo de vida que podemos darle a un pequeño ser humano. La leche materna es vida, es naturaleza, es amor, es protección, es vínculo, es conexión, es el acto más puro entre una mamá y su bebé.

¿Mamis, qué otros mitos conocen? ¡Sigamos desmitificando en pro la lactancia!

¡Las leo!

 

Yery

Fuente: LLLI (La Liga de la Leche Internacional) http://www.llli.org/lang/espanol/ncvol17_4_05.html
Fotografía por: Leanne Pearce “Breastfeeding art project” http://www.crowdfunder.co.uk/breastfeed-art-project

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s