Papá también cambia pañales

La otra vez fui al centro comercial con mi mini familia (papá, cachorro y yo). Después de comer, pasear y jugar, Mateo necesitaba cambio de pañal, así que fuimos al área de baños. Al llegar, de inmediato me di cuenta que había un baño familiar; le pregunté a la persona de intendencia si podía entrar con mi marido y me dijo que sí, que era un baño para toda la familia.

Si soy honesta, me sorprendí; es que no existen ese tipo de baños en todos lados. Cuando entramos, me llamó la atención una mamá que sentí nos miró raro; no la culpo porque no es común encontrarse un baño donde papá y mamá entren juntos. Aún si dice “baño familiar”, en casi todos los casos, la que entra es la mujer y esto es meramente educacional.

Después, mi marido se dirigió al baño de hombres y también había cambiador, cosa sorprendente porque de igual manera, no es común. Y entonces mi esposo hizo cambio de pañal.

Quise dedicarle un post a este tema, porque de a poco se está cambiando la cultura generacional de la exclusividad de la mujer en la crianza y el cuidado de los hijos. La inclusión del papá en la vida familiar, va tomando fuerza y consciencia en las familias, y con inclusión, me refiero estar presentes, a cambiar pañales, hacer sus papillas o darles de comer. Esto no es exclusivo de las mujeres, también papá sabe hacerlo y debe hacerlo.

¿Por que en ocasiones cuesta mucho incluir al papá en la crianza?

No debe ser un tema que “nos cueste” y creo que se trata de la educación que se viene arrastrando. Los roles familiares de generaciones pasadas, estaban tan marcados por un patriarcado donde no había cabida a la equidad. Es decir, la mujer en casa, el hombre a trabajar y las actividades relacionadas con el hogar y los niños, sólo eran echados en la espalda de las madres como un saco de lleno de presiones. “Tú te encargas de eso, a mí no me involucres con los niños, yo ya bastante hago con trabajar”, típico de una generación machista.

Poco a poco va cambiando la manera en que se desempeñan dichos roles familiares, pero seamos honestas chicas, muchas veces, nosotras propiciamos el machismo en casa. Desde la manera en que inconscientemente, comenzamos a tratar y etiquetar a nuestros hijos porque uno es niña y el otro es niño.

Otro ejemplo es cuando pensamos que papá no puede encargarse del bebé porque sentimos que lo va a lastimar o que simplemente no lo va a hacer bien. Confiemos en ellos, papá también sabe hacerlo, dejemos que ellos participen en todo.

Dejemos fluir…

Pasa mucho que su iniciativa se ve mermada por nuestro control, esa necesidad de controlar todo a nuestro alrededor y al final decimos algo como: “mejor yo lo hago”. No dudo que a mucho papis les cueste un poco entender y participar en la crianza y el hogar, pero confiando en ellos, se hace la diferencia.

Papás también pongan de su parte y tengan la disposición de aprender. Nadie nace sabiendo ser padres pero trabajando en equipo se logra una mejor organización que conlleva a la armonía de la familia.

No puedo decir que ahora todo sea diferente, porque los roles siguen presentes en las dinámicas familiares, pero sí ha cambiado la participación del papá, que incluye desde el cambio de pañal, hasta las juntas escolares y en muchos casos, encargarse del hogar mientras mamá trabaja.

Las labores del hogar y la crianza de los hijos, no son exclusivas de mamá

El papá no ayuda a la mamá, no es como un favor que nos hace un extraño, el papá toma su responsabilidad y se levanta a tranquilizar al bebé que llora por la noche, le cambia el pañal, lo baña, juega, le da de comer, lava los platos de la cena mientras mamá amamanta al bebé o duerme al pequeño toddler que tuvo un día muy pesado en la escuela, se plancha su ropa mientras mamá hace el desayuno, lo cuida en una reunión social mientras mami charla con algunas personas.

Papá tambien sabe y sabe hacerlo muy bien…

En conclusión…

No debemos utilizar frases como: “es un buen papá porque ayuda mucho en casa”, “pobrecito, llega de trabajar y todavía tiene que bañar al bebé”, “mira que buen padre es que hasta de comer le da a su hijo”. Esas actividades deben ser tan naturales como cuando las hace mamá. Es cierto que si la mujer decide quedarse en casa para estar presente en la crianza de sus hijos y en organizar un hogar, no quiere decir que papá sólo se encarga de trabajar y punto. Estar presentes ambos padres en todo lo relacionado con los hijos, es sano para la familia y para el desarrollo saludable de los peques.

Ánimo papás, no se pierdan de las preciosas etapas de sus hijos, aunque ello signifique cambiar desechos de un ser humano. Creanme, algun día, lo van a extrañar…

Besos
Yery

2 Comentarios

  1. Samanta

    Me encanto, pase por esos momentos tan incomodos durante mi incapacidad por maternidad (que alargue a 4 meses) donde recibía constantes comentarios como pobre hombre todavía que trabaja llega el fin de semana y tiene que lavar ropa, mientras yo daba pecho a mi bebe y aunque no lo estuviera haciendo. Mi molestia porque no hay pobres mas bien un esposo consiente de la situación. Y con ganas de decir NO se metan, cada quien vive su maternidad como mejor le parece.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s