bad moms

Ser una Mala Madre. Sigue estos pasos si quieres serlo tú también.

Tal vez este título les puede parecer indigno, pero déjenme decirles que no lo es para nada. No quiero escribir los clichés de las malas madres que circulan por internet, más bien quiero hablarte de cómo ser una mala madre, de esas que ríen, lloran, se levantan y continúan.

Hace tiempo que dejé de ser buena madre por el simple hecho de que las malas madres la pasamos mucho mejor. Sin prejuicios, estándares, señalamientos e instrucciones. Ser una mala madre puede traer beneficios que no podrán creer. Pues si leyendo esto ya se convencieron de que las malas madres son lo más cool del planeta, entonces vamos de lleno. ¿Cómo ser una mala madre?

Regla número uno que toda mala madre debe saber: no cargues prejuicios propios ni ajenos. Es agotador dejarse llevar por comentarios sobre nuestro modo de crianza, de ser y de actuar. Se agradece la intención pero algunas veces son muy desatinados. Sonríe y date la vuelta.

Ojo: no quiere decir que nunca escuches a otras personas con más experiencia; más bien dale la vuelta a comentarios del tipo: “pues si estás tan cansada ya no hagas colecho”… cosas así, ¿me sigues?

 

Divorciate de la perfección. Entiéndase perfección como: “tener la casa inmaculada, rechinando de limpia sin ningún plato en el fregadero, horneando pan con un atuendo que nos hace ver como Eva Longoria en Desperate Housewives y tener el pelo impecable y el rimel en su sitio”. Okey, a mí me gusta hornear, pero no me veo hot ni tantito.

Esconde la última ración de galletas para ti. También sirve darle mordidas sin que los peques se den cuenta, esperar a que duerman y sacar ese dulce que tenías escondido. También sirve decirles que pica horrible y listo 😂 

¡Qué rico quedarse en cama hasta tarde! Y comer en los sillones, viendo pelis. No te preocupes por barrer los restos de comida, si tienes perro deja que haga su labor en casa

.

Estar en pijama todo el día porque el día anterior hubo guerra campal 🙊 Las mamás también nos desesperamos, pero no lo decimos. Yo confieso ante dios todopoderoso, que muchas veces he querido desaparecer, salir corriendo o que me trague la tierra y me escupa en Las Bahamas. Cuando tengo días malos, el siguiente me la paso en pijama, o al menos en pants, es un tipo de terapia que alivia el estrés 😇

 

No te sobrecargues de información. Siempre invito a las mamás a que estén lo más informadas y actualizadas posibles en temas de crianza, pero también es cierto que una sobrecarga de información sólo genera más dudas y deja a un lado el gran poder de instinto materno. Informarse hace bien, pero sobre informarse genera más dudas, autocríticas, sobreexigencia, culpas, etc. La presión constante es la madre del estrés, y si quieres mantenerlo fuera, pues pasa al siguiente punto…

Sal a algún lugar, ¡pero sal! Confieso que ya no salgo igual que antes, ¡obvio! ya soy mamá y a menos que mi retoño mañana se despierte transformado en un adolescente que pueda valerse por sí mismo, no puedo salir con frecuencia. Pero pienso también que ser mamá no es ningún impedimento para reunirte con tus amistades, salir a beber cerveza, tequila o café (algo más tranqui), para liberarte un rato de todo el cúmulo de cosas que llegan con la maternidad. Anda, sal un rato, lo mereces.

Hacer cenas de 5 minutos. ¿Un sandwich cuenta como cena? A veces no da tiempo y otra muchas no dan ganas, después de estar en joda todo el día, lo que apetece es nada que se haga por nuestras manos. Dale, no pasa nada si algunas de las cenas son cereal con leche. Yo a veces quisiera hornear en la noche cositas ricas pero de pronto no me da el cuerpo para más.

Desear café corriendo por mis venas. No, no té, ni bebidas orgánicas, ni nada que se le parezca, sólo quiero café. Bueno, una cerveza también ayuda a alinear los chakras.

 

Y la lista puede seguir al infinito y más allá, pero yo las animo a que utilicen este espacio compartir qué significa para ustedes ser una mala madre. De aquí nada sale.

Así pues, me he convertido en una mala madre que a pesar de que muchas veces lo hace todo mal, lo que le sale tan bien, son los besos y apapachos que le da a su pequeño remolino andante. Porque díganme ustedes, ¿quién en esta vida, no desea un gran respiro?

Image source: Bad Moms 2016. Stxmovies

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s