Mamás preocuponas: ¿así somos por naturaleza?

Me confieso: soy una mamá preocupona. Sí, me preocupo de todo lo que le pase o no le pase a mi hijo. Fui una mamá precupona cuando me levantaba cada noche a todas horas para asegurarme con un dedo en su nariz, que mi bebé estuviera respirando. Fui mamá preocupona, cuando le recetaron unas gotas anticólicos, y ahí me tenías, día y noche buscando en Internet los efectos secundarios y los probables daños al riñón que le podrían ocasionar. La lista sigue.

Creo que esto es algo que las mamás sabemos hacer muy bien. Siempre estamos preocupadas por algo, necesitamos estar preocupadas por alguna cosa con respecto a nuestros hijos. Me parece que necesitar estar preocupadas por ellos, nos mantiene alertas hacia su cuidado. Somos madres, eso hacemos, velamos por la salud y bienestar de los retoños.

A ver… ¿por qué los papás no son tan preocupones? Porque saben que nosotras lo hacemos por ellos, ¡vaya trabajo el nuestro! No digo que no se preocupen nunca, pero nosotras siempre estamos alertas de lo que nuestros hijos necesitan, de algún peligro, malestar o incomodidad. Sin embargo, para ser honesta, muchas veces rayamos en lo intenso y pecamos de aprensivas. Bueno yo sí.

Es que somos mamás preocuponas por naturaleza. Estamos pendientes de que no se meta algún objeto extraño a la boca, que si come mucho o que si come poco, que si llora mucho, que si no llora nada, que si porque está durmiendo de tirón y no ha despertado, seguro algo le pasa, que porque la mosca pasó y no le puse desinfectante. ¡Ah! y qué me dicen de las comparaciones con el hijo de la prima, la hermana y la amiga. Que si al hijo de tu amiga ya le salió su primer diente al mes, corremos con el pediatra porque al nuestro que ya tiene 6 meses no le sale ni uno. No bueno, eso es lo peeeoorrr que podemos hacer. No me considero una madre que tienda a comparar a mi hijo, pero sí siento que a veces me preocupo de más.

He aprendido a ser más como mi esposo, menos preocupado y más relajado 🙄 pero justo por eso, a veces siento que debo estar preocupada por los dos, y ¿saben qué?, me estreso tanto que he decidido dejar de ser una mamá preocupona. ¡VIVA!

Na!, mentira, siempre lo seré pero en dosis pequeñas.

¿Cuando es mucho?

La verdad es que no sé, pero de acuerdo a lo que yo he vivido y a los sapes que mi mamá me ha dado, puedo decirles que la preocupación se vuelve aprensividad, cuando no dejamos que nuestros hijos crezcan con libertad. Cuando hacemos todo por ellos por miedo a que se lastimen o los lastimen. Cuando -como en mi caso- me preocupa que mi nene reciba una crianza positiva, y eso me llevó a leer mil cosas que dicen cómo debo responder, actuar, respirar y vivir para que mi hijo sea feliz. No, no. Más que sentirme feliz, me estaba ahogando entre tanta sobreinformación, me estaba estresando mucho, y por ende, a Mateo, así que resultaba contraproducente.

Relajarnos es la clave, pero ¿se puede?

Pienso que sí, con un poco de vino tinto o un par de micheladasmonkey-emoji claro puede pero también, mucha disposición. No se trata de hacernos de la vista gorda y fingir que nada de lo que hagan nuestros pequeños nos preocupa, ¡imposible!, pero creo que si medimos el grado de preocupación que le ponemos a cada cosa y valoramos si realmente es necesario gastar energía en eso, estaremos más relajadas y serenas. Confiar en la vida, confiar en nuestro trabajo y confiar en los retoños, también es parte importante para dejar de preocuparnos un poquito. Realmente la tranquilidad se acabó el día que mi chiquito nació, pero creo que con preocuparme de más, no voy a conseguir nada más que estrés y cansancio. Mejor dejo que todo fluya, y si tu quieres dejar de sentir preocupación por todo, te invito a que confiemos más y nos preocupemos menos.

Así como dice Dory: Bueno, si nunca dejas que nada le pase, entonces nunca nada le sucederá.

 

Puedes leer también, cómo se siente ser mamá por primera vez.

 

 

 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s