Limpia tu casa y limpia tu mente: mantén tu casa en armonía

Debo confesar que me encanta tener mi casa limpia todos los días. Antes, quizás, exageraba, pero ahora me he tomado más a la ligera la limpieza diaria exhaustiva, sobre todo porque tengo un hijo de dos años que utiliza la casa como su área de combate. Sé que no todo el tiempo la casa “debe” estar inmaculada, pero sí es bueno que podamos tener nuestro espacio libre de polvo y malas energías.

La limpieza de casa la podemos convertir una liberación de la basura emocional y espiritual. Los espacios son como los espacios en nuestra alma, si están sucios, la energía no fluye, se estanca y no avanza. Bien dicen que la casa es el reflejo de nosotros mismos, de lo que llevamos dentro, y si lo que llevamos es caos, mala vibra, rencor, frustraciones, rabia; entonces, nuestra casa lo reflejará de la misma manera: desorden y falta de organización.

Yo soy de las personas que piensa que cada cosa debe tener su lugar propio y cada lugar debe estar limpio y ordenado. Tampoco debemos verlo como un hábito que nos quite demasiada energía, tiempo, ni demasiado esfuerzo. Claro que debemos invertir algunos minutos o quizás un par de horas en limpiar nuestra casa, pero está padre que esta actividad se convierta en un acto de purificación diaria y liberadora.

Limpia tu casa, limpia tu mente

Aquí te comparto algunos tips para hacerlo placentero y enriquecedor:

  1. Pon tu playlist favorito y agradece a tu cuerpo por seguir moviéndose al compás de la vida.
  2. Abre ventanas para que entre aire nuevo y purificador. Deja que salgan tensiones, estrés, o cargas emocionales del día anterior. No sabes el increíble poder que tiene el aire para purificar ambientes y emociones.
  3. Asigna un espacio para cada cosa en tu casa. Así será más fácil saber dónde están, y por ende, se te facilitará volver a ordenarlas.
  4. No vivas acumulando, pues la energía que se estanca, impide que lleguen cosas nuevas a casa y a tu vida. De vez en cuando, haz una limpieza profunda de papeles, utensilios de cocina, ropa, juguetes, etcétera. Quizás alguna de esas cosas que ya no necesites, otra persona le puede dar buen uso.
  5. Barre cada espacio de tu casa para limpiar las energías que pueden estar atoradas. El polvo que deseches alejará alguna mala vibra que ande por ahí.
  6. Involucra a otros miembros de tu familia para que todos vivan en sincronía y orden exterior e interior.

Pon en práctica estos consejos y verás que te sentirás diferente. Nosotras las mamás que estamos en casa, dedicamos mucho tiempo a las labores domésticas, tanto, que a veces puede volverse monótono y pesado, así que me parece necesario poder darle un giro renovador. A mí me pasa mucho que cuando me levanto al siguiente día y veo que mi casa está limpia y ordenada, me entran muchas ganas de hacer cosas, me siento bien, con muchos ánimos y fresca.

Démosle un twist a la limpieza del hogar, de manera que la veamos como un ejercicio espiritual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s