Toddlers y Niños

Mi hijo es inquieto y desafiante

24 mayo, 2017
Mi hijo es inquieto y desafiante

Reprochamos a los niños que son inquietos, con mucha energía, pasionales, activos, gritones, desafiantes, y agradecemos a los que son tranquilos, obedientes y callados. Hasta damos “gracias a dios” que no nos tocó un niño impetuoso y enérgico. Cada niño es distinto, y si bien hay pequeñitos que son más tranquilos que otros, el tener un hijo inquieto no debe suponer un calvario o una falta de suerte.

Mi hijo es activo y enérgico, me desafía y me cuestiona cuando le doy alguna instrucción. Yo no lo comprendía y pensaba que si no detenía su impetuosidad, entonces crecería siendo un niño “sin límites”, cuando la realidad era que mi hijo sólo estaba siendo niño.

Pero llegados a este punto, vamos a aclarar porqué digo que mi hijo es inquieto, porque si un niño corre y grita, juega y ríe fuerte, podemos considerar que es un niño que está viviendo su niñez sin represiones. Pues sí, así es mi hijo, ríe salta, grita, corre todo el tiempo, se mueve la mayor parte del día, no come sentado y si lo hace se mueve en su asiento, cuando se emociona por algo nos abraza fuerte o corre y corre hasta que su emoción se calma, cuando llora lo hace BIEN FUERTE, cuando ríe lo hace BIEN FUERTE, sus berrinches son intensos, es rudo en ocasiones por eso le gusta jugar con niños un poco más grandes. En resumen, es un niño que se comporta como tal, pero que también tenemos que tener ojo con sus acciones.

Por ser un niño con mucha energía, de pronto se tropieza, no mira abajo o al frente, quiere hacerlo todo por él mismo, a veces me he encontrado con la sorpresa de que no me pregunta si quiere algo, él lo toma, la cosa es que puede ponerse en peligro porque recién está entendiendo qué es un peligro para él.

Lectura recomendada  Mom Shaming: mamás tirando mala onda

Mateo tiene 3 años 5 meses y ama correr, escalar muebles y saltar, aunque ya mide la distancia y sabe cuando un lugar es alto, de todas maneras tengo que estar muy pendiente. Me desafía cuando le doy una instrucción o le explico porqué no está bien tal o cual comportamiento, me responde si yo le digo que “no”, con un “que sí”. Es algo complicado poder entender su comportamiento pero a mí me parece acertado no criarlo en una obediencia a ciegas, queremos que cuestione y no lo haga a la primera.

Puede parecer que estos niños son niños sin límites, pero créame que mi hijo tiene límites en casa y fuera de ella. Tratamos de poner límites sin autoritarismo y con respeto. De hecho, en casa no ocupamos la palabra “es una orden” o “lo haces porque lo haces”, a veces uno arrastra la crianza con la que fuimos educados y le he contestado: “sí o sí” y él me responde: “¡no y no!” Eso me gusta, que me alegue, así también me reta a encontrar nuevas y mejores alternativas para que ambos obtengamos lo que deseamos sin salir heridos.

Una vez cuestioné a una persona que me decía que mi hijo tenía que ser más tranquilo, y le dije yo no quiero un niño así, pero entiendo un poco a lo que se refería, sin embargo, no es que no quiera que Mateo esté tranquilo, porque lo está cuando se cansa o cuando está concentrado en algo que realmente llama por completo su atención y sé que es necesario transmitirle calma y paz emocional, pero lo que cuestiono es que piensen que si un niño tiene demasiada energía, quiere decir que no vive tranquilo o en paz.

Mi crío sabe que puede llorar cuando lo desee y estamos enseñándole a regular la emoción para que no termine en llanto y grito descontrolado, porque a los 2 años, así eran sus berrinches. Ahora son más regulados pero porque yo he sido más regulada con mis emociones.

Lectura recomendada  Mamá full time, otra vez.

Evidentemente, es muy agotador para nosotros como padres tener un hijo enérgico e impetuoso, pero sé que su esencia es así y esa le abrirá muchos caminos en su vida adulta. No lo reprimimos, pero sí le ayudamos a bajar un poco sus revoluciones por minuto cuando es necesario.

No hay nada de malo en tener un hijo muy activo, ni mucho menos es de mala suerte, yo creo con firmeza que su impetuosidad bien guiada, hará adultos fuertes, que no se dejen, que cuestionen y que hagan valer sus derechos.

En otro post te contaré cómo hago para guiar su comportamiento sin que deje de ser niño.

¿Tu hijo es muy activo? Si te sentiste identificada puedes estar segura que no eres la única.

💋💋 Yery

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *